El carácter residencial del proyecto a desarrollar se hace más comprensible y coherente desde la conformación de espacios urbanos acotados y controlados en escala que favorezcan una correcta secuencia entre el espacio doméstico individual, su agrupación colectiva en diferentes edificios y sus espacios públicos correspondientes y, en último lugar, la trama urbana que constituye la ordenación general de la intervención. Siguiendo una rigurosa modulación en toda la ordenación, se propone una única malla configurada a partir del bloque tipo en forma de L que incluye su espacio público correspondiente y cuya seriación da lugar a las calles de tránsito rodado y peatonal. La ordenación se completa con la distribución uniforme de las plazas demandadas de aparcamiento en superficie. La disposición uniforme de los aparcamientos favorece la integración de los vehículos en la escala doméstica y urbana de la intervención y una mayor accesibilidad rodada a las viviendas. La edificabilidad se consuma con los usos complementarios para el conjunto de la actuación. Existen por una parte espacios comunes en cada uno de los edificios de viviendas –salas de estar–, dotaciones comunitarias en algunas plantas bajas distribuidas en diferentes puntos de la nueva trama urbana y, por último, tres edificios singulares –deportivo, cultural y de ocio– insertados también en lugares estratégicos del área de actuación. Con todo ello se persigue dar respuesta a uno de los objetivos fundamentales del concurso, a saber, la consecución de espacios urbanos de calidad destinados a fomentar la vida comunitaria y el disfrute de los espacios abiertos. La rotundidad de la propuesta –que garantiza su optimización funcional– queda por tanto matizada y enriquecida por la irrupción de espacios singulares en torno a los usos complementarios y, desde el punto de vista de la volumetría general, por la variación en altura del bloque tipo de viviendas. 
Architects:
Iñigo Beguiristáin
Iñaki Bergera